jueves, 24 de octubre de 2013

Encuentro de los clubes de lectura con ANTONIO MUÑOZ MOLINA en el Calatrava


 

 
Ayer por la tarde los clubes de lectura de Asturias y Cantabria se reunieron con el escritor Antonio Muñoz Molina, flamante Premio Príncipe de Asturias de las Letras, en el Palacio de Congresos de Oviedo. "El Calatrava".
Del barrio de La Corredoria acudimos los del Club de lectura de la biblioteca, y  del Club de Novela Negra.

Os dejo un enlace del periódico de LNE  con dos fotografías.


 

http://www.lne.es/sociedad-cultura/2013/10/24/munoz-molina-fascina-lectoras/1488839.HTML


Pudimos hacer algunas fotografías que os dejo aquí.
En estas fotos que tomé yo, vemos a Marcelino y Ana C. subiendo las escaleras para ubicarse con el grupo de La Corredoria.
En la TPA se muestra un video de este evento, y dejo aquí la dirección para pinchar.


Dolores Plaza me remite esta fotografía en la que se me ve yendo a la mesa del escenario del Calatrava .

La escritora asturiana Dorita García Blanco, entre Tere Ruiz, y Marcelino García, del Club de Lectura de la Corredoria.
 
Más abajo podéis pinchar y es un  video de la TPA, y concretamente se puede ver a Marcelino García, miembro de nuestro club de Lectura, contestando a unas preguntas de la presentadora.

http://www.rtpa.es/sociedad:Molina-reflexiona-con-sus-lectores-sobre-el-impulso-primitivo-de-escribir_111382554504.html



Una de las pocas fotos que pude sacar al escritor Antonio Muñoz Molina. (yo como portavoz del club de Lectura estaba en el escenario con el resto de compañeros lectores).

Rosa, Manuel, Mari Luz, Ana, Mayte y el resto de lectores de La Corredoria.

Yendo a buscar sitio para acomodarse, vemos por la derecha, a Piky, Sandra, Teresa Hevia ( nuestra bibliotecaria), Jesús García, y Manuel .

Dalia ( del club de lectura de Villa Magdalena, y Laura, del de La Corredoria) en el escenario del Calatrava.

 La pantalla gigante.

 Azul violeta en el interior del Palacio.

Y ya a la salida del evento, vemos a Tere Ruiz, Marcelino García y Laura Nieto, de La Corredoria.
 
Esther, amiga mía de Valladolid me remite este artículo firmado por Elvira Lindo, en relación con este evento .
Lo copio aquí.

Ellas nos mantienen vivos

Las novelas, ya lo ha dicho Ian McEwan, sobreviven gracias a la pasión femenina por la psicología humana
 
Por razones de corte estrictamente familiar, me he visto esta semana inmersa en la celebración de los Premios Príncipe de Asturias. Además de disfrutar de paseíllos plácidos por las calles que albergaron la pasión de Ana Ozores y de dar cuenta de su extensa y excelsa gastronomía, he asistido a algún que otro acto cultural, para que no se dijera. En uno de esos eventos, el público llenó un auditorio del actualmente polémico arquitecto Calatrava. Llenar un auditorio de Calatrava tiene un mérito enorme porque ya se sabe que los arquitectos estrella tienden a diseñar palacios de congresos en los que cabe más gente que habitantes tiene la propia ciudad en la que se construyen.
Este en cuestión tiene una estructura que a alguien no avisado como yo le provocó un escalofrío. Por suerte, una paisana me sacó de la estupefacción diciéndome que es que para percibir que el edificio tiene forma de cangrejo hay que subirse al Naranco y entonces ya. Ah. Para llenar un auditorio de Calatrava, digo, hace falta mucho personal, pero para llenarlo de lectores se necesita un milagro. El milagro se hizo. Mil lectores, perdón, lectoras, de los clubes de lectura de Asturias consiguieron humanizar lo que sin público es como una nave espacial que de un momento a otro emprenderá el regreso a su planeta. Mil lectoras, porque más de un 80% eran mujeres, acudieron a preguntarle curiosidades y dudas al novelista, después de haber leído sus libros y haber formado parte de intensas puestas en común sobre sus personajes.
¿Dónde estaban los hombres? ¿Dónde los compañeros, maridos o padres de todo ese batallón de aficionadas a la literatura? Las novelas, ya lo ha dicho Ian McEwan, sobreviven gracias a la pasión femenina por la psicología humana. De este puesto del mercado ellas son las principales clientas. No creo que haya que responderles con halagos, más bien con respeto intelectual, que debería comenzar por los propios novelistas que, en ocasiones, se avergüenzan, he dicho bien, se avergüenzan, de cultivar un público casi exclusivamente femenino. Me enternecieron algunas ancianas de más de noventa años, que sin pereza y con aquel espíritu del viejo de Goya del “todavía aprendo” acuden puntuales a sus citas con el club de lectura, y estaban allí esa tarde, en tan calatravesco lugar, para hacer ver que en el tercer acto de la vida la lectura puede provocar emociones que el tiempo dejó atrás.
Por razones de corte estrictamente familiar, mi suegra ha pasado un mes en casa. Me gusta más el término mother-in-law que utilizan los anglosajones, suena más neutro y parece que tiene menos connotaciones referidas al sainete familiar; aunque tal vez mother-in-law también suena a suegra para un angloparlante. El caso es que esta anciana a la que la guerra expulsó de la escuela regresó a los libros después de haberlo hecho casi todo en la vida: trabajar sin descanso (en la casa, en el campo, en las preciosas labores de ganchillo y bordado), parir hijos y no pensar en sí misma.
Para llenar un auditorio de Calatrava hace falta mucha gente. Y para llenarlo de lectores, un milagro
El cuerpo pasa factura y las mujeres que lo dieron todo padecen hoy dolores que, aun denominados por la medicina como artritis reumatoide o artrosis, habría que completar en su ficha médica con la narración de esas vidas: cuidar la casa, lavar a mano en aguas frías, cocinar, atender a los animales, recoger aceituna, parir hijos, hacer preciosas labores de ganchillo o bordado en los ratos libres. Nunca estar sin hacer nada. Cuidarse poco. Hoy, los huesos, las venas de esas madres han dicho hasta aquí hemos llegado. Pero sus mentes se resisten a la jubilación.
Todas las tardes, después de la “novela” televisiva, ella se ha sentado a la mesa del comedor, con un aire algo escolar, como queriendo regresar a la escuela que le fue arrebatada, y ha tomado un libro apoyando los codos sobre la mesa, en la posición de quien quiere cumplir con sus deberes. Por sus manos han caído: Cinco horas con Mario, de Delibes; Patrimonio, de Philip Roth; Recuerdos de una mujer de la generación del 98, de Carmen Baroja y Nessi, y Juan Belmonte: matador de toros, de Chaves Nogales. Tras las dos o tres horas de entrega a un libro en las que se podía escuchar el tenue sonido seseante que surgía de su boca leyendo en voz baja para ayudarse en la comprensión lectora, iniciábamos nuestro íntimo club literario a la hora de la cena. Cómo conseguía que la vida de los personajes o de los autores tuviera algún grado de identificación con la suya propia es un ejemplo del poder simbólico de la narración: la mujer que queda viuda y monologa sobre el muerto; el hombre que se entrega al cuidado del padre (si Philip Roth escuchara la descripción que hace mi suegra de él no se reconocería); la necesidad de ser escuchada de la hermana de don Pío o el mundo de ayer del torero Belmonte. Todas esas experiencias amoldadas a la lectura de una mujer que goza hoy en la vejez de lo que hubiera deseado disfrutar de joven: tiempo para el esparcimiento, conversación y, sobre todo, personas que dan valor a lo que dice y a lo que hace.
Una vez escuché a un escritor, al que no he de nombrar para no avergonzarlo, que quería tener lectores a su altura. Qué pena ser escritor y no saber nada de la vida; ni estar agradecido a quien de verdad te mantiene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario